La Wiki mafia

Me temo que este artículo va a ser el más largo de este blog, pero es que hay que seguir muchos pantallazos y es complicado. Por eso, por si alguien no se molesta en llegar al final, os resumo en pocas líneas lo que voy a desarrollar. También sé que es el que más problemas me va a traer.

Hace poco he sabido que un autor a quien conocí hace muchos años lleva tiempo como usuario (no sé con qué rango, yo pensaba que era bibliotecario pero su mujer, amablemente,  me ha dicho en Twitter que no lo es) de Wikipedia. Si no sabéis cómo funciona la Wiki, espero que con lo que sigue lo entendáis.

Esto no tendría importancia, si no fuera porque me han enviado pantallazos de que trabaja con insistencia para cargarse los perfiles que la gente sube de otros autores y para engordar el suyo propio, además de meter mano en los que tienen que ver con la policía. No los borra directamente, no puede, pero propone para borrado lo que se le ocurre en un foro donde cuenta con muchos colegas y vierte argumentos capciosos que los demás carecen de información para rebatir. Parece que uno de los que más le molesta es el mío.

El autor es Esteban Navarro Soriano y ahora se hace llamar Kbemcap. Antes fue Sonaes, Orravanonarios, Sapristi1000 y sospecho que habrá algún alias más. Uno lo tengo casi claro, pero no puedo demostrarlo. Los demás, sí, y es lo que podrá ver aquí quien quiera. Algunos colegas de la Wiki lo saben y le dejan hacer.

Imagino que conseguirá cargarse mi perfil, cosa que realmente no me importa ya que viendo como funciona prefiero que se tenga de primera referencia esta web, pero voy a intentar que al menos se sepa quién es él y no se lo haga a más gente. Mi madre me reñía por estas cosas, me decía que era abogada de causas perdidas, pero es que ella era igual y sabía lo poco conveniente de ser así. Lo voy a hacer intentando no opinar, solo aportando la información que me han hecho llegar y la que he ido recogiendo yo misma sabiendo la que se me viene encima.

Un aviso: en este artículo no voy a permitir comentarios, porque sé que se llenaría de trolls como los que ya me han atacado en Twitter.

Allá voy.

Primer capítulo

Voy a contar la historia desde el principio, porque comenzó hace muchos años. Allá por el 2012 las editoriales se lanzaron a pescar autores entre los más vendidos en la floreciente plataforma digital de Amazon. Ediciones B fichó a muchos y entre aquellos afortunados estábamos los dos.

Amazon, en combinación con esta editorial y para lanzar la plataforma con el dominio «.es», organizó un acto en Barcelona con motivo de San Jordi al que invitaron a cinco autores de la casa que publicarían por primera vez en la editorial directamente en digital, antes de hacerlo en papel, como una apuesta por el nuevo tipo de edición. Allá que nos fuimos Bruno Nievas, Antonia J. Corrales, Esteban Navarro y servidora, además del gran periodista, ya fallecido, Ignacio Carrión. Hice un par de crónicas del evento que pueden leerse en mi blog (aquí y aquí). Hay fotos, pongo una a modo de muestra (por cierto, que delgadica estaba, pardiez). Yo conocía a Antonia de antes aunque no le había puesto cara, una escritora estupenda y una persona legal, de las que va de frente; no así a los otros compañeros. Estuve viendo en la red sus obras, curioseando. Me parecieron interesantes y al conocerlos en persona me cayeron fenomenal.

Estaba contenta, todo pintaba muy bien, las opiniones sobre mi novela eran muy buenas y participaba en un macroevento como referente de la publicación digital. Incluso el suplemento de los sábados Mujer Hoy me había entrevistado como referente dentro de las ventas en digital. Tanto almíbar se aguó un poco por aquellas fechas al recibir la primera mala opinión sobre El final del ave Fénix. Mala no, horrible: personajes planos, historia aburrida, mal escrita, insufrible… lo tenía todo. La opinión era de una tal LAURA. Quise ver qué tipo de lecturas le gustaban a la desencantada lectora (es una costumbre que tengo y que he comentado en otras ocasiones) y, oh, sorpresa, a LAURA solo le gustaban las novelas de Esteban Navarro (en adelante ENS), uno de mis compañeros de viaje. Todas ellas, hasta las que prácticamente no conocía nadie. En palabras de LAURA, ENS era el nuevo Vázquez Montalbán, era intrigante, enganchaba como nadie, la pera limonera. No había ninguna otra novela a la que LAURA hubiese dedicado su opinión más allá de la mía (caca) y todas las de ENS (excelsas). Me relajé, pensé que era algún familiar que intentaba apoyar (de forma inadecuada) al autor y no le di más importancia. Iba a conocerlo en breve y no me pareció oportuno.

En Barcelona lo pasamos bien, ENS me pareció un tío simpático. Grandote, con cara de bueno, policía… Nos regaló a cada uno un ejemplar de una de sus novelas y pensé que era una suerte, al fin podría leer algo de un autor tan estupendo como afirmaba LAURA.

Con la confianza que da pasar un día completo juntos, con sus comidas y sus cenas y sus vinos, le solté entre bromas que tenía mucha suerte con la familia que tenía, que ya quisiera yo, pero que se había pasado un poco conmigo. Puso cara de póquer. Se estiró. Qué ocurrencia la mía, ¿por qué tenía que ser alguien de su familia? Se lo expliqué entre risas: si solo había puntuado mi novela y todas las suyas sin dejarse ni una, todas además en el mismo día, parecía evidente que era alguien de su entorno. Hasta ese momento yo seguía convencida de que no era él. Era policía, un poli no hace esas cosas. Y además era simpático, no tenía cara de hacer esas cosas. Cuántas veces hemos oído eso de algún vecino: parecía una persona normal. Sin embargo, a partir de ahí cambió su actitud y yo empecé a sentir un runrún molesto. Mi radar se había activado. Cuando eso me pasa, no paro hasta que resuelvo el enigma, como me ha pasado con lo de la Wiki. Nos despedimos y cada uno cogió su tren; él a Huesca, yo a Valencia. Esa noche volví a curiosear el perfil de LAURA. ¿Sería posible lo que estaba pensando? Oh, sorpresa: a LAURA le había dado un repentino furor reseñador y, en ese mismo día, había añadido cinco o seis novelas más a sus reseñas, todas clásicos tipo Orgullo y Prejuicio, Guerra y Paz y similares, de las que encuentras opiniones a cientos en la red. A mí ya no me cupo duda, vosotros no sé qué pensaréis. Tuvimos un rifirrafe en privado muy desagradable y ahí se acabó la relación. Pero al menos borró la cuenta de Laura o al menos la opinión que me había puesto.

Más tarde me contactó otra vez muy enfadado acusándome de puntuarle mal una de sus novelas. No recuerdo qué decía el refranero sobre que todos son de su condición. No, no era yo y así se lo dije, que yo no era como él. Le sentó muy mal y no me lo perdonó.

Segundo capítulo

Por aquel tiempo, en noviembre de 2012, y viendo que ENS tenía entrada en la Wikipedia y también otros autores que estaban en un momento de su carrera similar al mío, la que era mi amiga y se había animado a ser mi agente, Virginia Vivó (a quién he pedido permiso para publicar esto), intentó abrirme una página en Wikipedia. Dado que ya aparecía en la lista de Falleras Mayores de Valencia y, siendo escritora, habiendo quedado entre los diez finalistas del premio Planeta, escribía en un periódico reconocido de la ciudad, participaba en radio y televisión y había alcanzado el número uno en Amazon en digital, información que salió en distintos medios, Virginia , pensó que merecía un huequito en la Wiki. Mal hecho, ni ella ni yo conocíamos cómo funcionaba esta plataforma y se supone (solo se supone, como vamos a ver a continuación) que no puedes hacerlo si tienes algún interés en aquello que subes. Ella, de buena fe, reconoció en todo momento quién era, de hecho se dio de alta con su propio nombre, y aunque el artículo era neutro, la criticaron mucho por ello y Fixertool (un usuario de rango X, no sé cómo va la jerarquía) le dijo que la página carecía de interés enciclopédico (aunque había infinidad de páginas similares, incluida la del propio ENS) y tras un par de desencuentros no muy agradables la borraron y pasó del tema.

Tampoco yo le di mayor importancia. Virginia dejó de dedicarse a la actividad de agente un año después aunque mantuvimos la amistad, y aquí paz y después gloria. En noviembre de 2012 murió mi primera página en la Wiki.

Tercer capítulo

Durante la pandemia o un poco antes, alguien me comentó que aparecía en la Wiki. Me hizo ilusión después de tantos años partiéndome los cuernos. Mi poquito de vanidad se hinchó y fui a verlo. Había algún error sin importancia, muchísima información sacada de redes, entrevistas y vídeos de presentaciones y estaba muy bien. Ahí se quedó y no volví a pensar en ello.

No hace mucho un periodista me preguntó si podía facilitarle mi bio y fui a pasarle los enlaces de la wiki y de mi web. Me encontré con que alguien había dejado el perfil o la entrada o como se llame allí lo que aparece, en el puro esqueleto. Cuatro líneas sin apenas referencias (la anterior estaba curradísima) y además se había quedado anclado en bastantes años atrás. Pues nada, menos da una piedra.

Cuarto capítulo

Y, por fin, llegamos al lío actual que ha terminado por hincharme las narices. Recientemente, y esto ya es información que me ha pasado Virginia para que yo decidiera qué hacer con ella, han pasado cosas allí que dan una idea de lo NADA confiable que es la famosa Wikipedia y lo manipulada que está, al menos la versión de habla hispana. Intentaré contarlo con brevedad, porque hay mucha tela, pero ya me ha contactado muchísima gente en FB y TT quejándose de lo mismo, así que es algo bastante generalizado.

Virginia, que como he dicho ya no es mi agente aunque sí amiga y lectora, intentó actualizar un par de datos. Acababa de leer El infiltrado, había visto que por fin tenía una entrada en la Wiki y pensó en añadirla a mi bio, ya que no aparecía. Además, vio que se requería una referencia externa para un dato de la biografía (aparecía la pestaña {{demostrar}}). Añadió la referencia, completó las novelas con la última y puso un par de informaciones con sus correspondientes referencias externas en El final del ave Fénix. Nada más.

Un usuario lo borró todo y la amenazó con que si seguía «vandalizando páginas» (¿mande? ¿añadir referencias es vandalizar?) su cuenta sería bloqueada. Así, en plan Capitán General.

Ella, que no entendía nada, se fue a ver las páginas que el susodicho, de alias Sonaes, había creado para ver cuál era el formato y aprender. También vio que en 2020 se había cargado lo que fuera que había antes en Marta Querol. Era evidente que vigilaba aquello como si fuera de su propiedad. Además, lo hizo el 25 de diciembre de 2020 (imagino que fue su regalo de Navidad). Hay que estar muy obsesionado para dedicarse a esto el día de Navidad…

Además de eso, le llamaron la atención varias cosas: muchas de las páginas creadas por Sonaes tenían que ver con la policía (Juspol, Jusapol y otras que luego vio); otro gran grupo tenía que ver con novela negra: certámenes, festivales y autores como Esteban Navarro (ella conocía lo que he contado antes). El tal Sonaes incluso había creado la entrada de la novela de ENS La casa de enfrente. Era raro que una novela que no ha tenido una repercusión muy acusada tuviera entrada propia en la Wikipedia.

Aquí, los temas en los que ha intervenido Sonaes (ENS)

Aquí, el pantallazo de su novela y el pantallazo de las intervenciones en esta entrada. Como puede verse, Sonaes y Fixertool (mi «amigo» de antes) se lo comían y se lo bebían ellos solitos.

Virginia, que aunque es un despiste para muchas cosas no tiene un pelo de tonta, ató cabos y así se lo dijo. La conversación fue la siguiente, y el error fue ir de cara y dejarle claro que sabía quién se escondía detrás del acrónimo, que enseguida comprendió: SO riano NA varro ES teban: Sonaes.

Por cierto, en los pantallazos siempre hay alguien quejándose del gatillo rápido de Sonaes para borrar páginas, incluso algunos bibliotecarios le aperciben de que se lo tome con más calma y él recula y se disculpa con rapidez dando la razón en todo, siempre con un perfil discreto.

El error de Virvivo fue ir de cara.

Como se ve, la acusa de hacer ataques personales cuando lo que hace es descubrir quien era él.

Al intentar preguntarle por qué había borrado lo que había añadido y si es que tenía algún interés personal, contestó atacando, se fue corriendo a algún foro de bibliotecarios o lo que sea y dijo que la usuaria le estaba haciendo ataques personales (decir que él era él es un ataque personal) y que la bloquearan con rapidez. Le secundaron varios bibliotecarios (o lo que sean), entre ellos Fixertool (de nuevo) y un tal Marcelo. Virginia defendió sus argumentos lo mejor que pudo, explicó que quien sí tenía un interés personal (y malsano) en cargarse perfiles era ENS, que estaba claro que era él por muchas razones (ver pantallazo) y que no era justo.

A estas alturas intervengo yo y me dirijo directamente a ENS. No estuve muy fina, pero con todo lo que estaba pasando y el poco tiempo del que disponía, me cabreé (salió con errata incluida, perdón). Era como una vuelta al pasado, olvidado ya.

Ante la rápida solicitud de bloqueo por parte de ENS, Vir miró a ver qué podía hacer y presentó alegaciones para que no la bloquearan y tomaran medidas contra Sonaes que estaba actuando de forma interesada y además maliciosa.

No os perdáis el cachondeo y compadreo entre estos ¿dos? usuarios y las explicaciones tan imaginativas que da a los acrónimos de su nombre.

En medio de este lío, Virvivo que no sabía a quién dirigirse y veía que cada vez se complicaba más, escribió a quien en un principio la había bloqueado mediante un mensaje privado. Era un tal Marcelo de quien no obtuvo respuesta. Pero buceando, buceando, comprobó que el tal Marcelo ya sabía que Sonaes (entonces con el nombre de la crema de hemorroides que decía más arriba) era ENS desde 2018 y que se dedicaba a «alimentar» sus páginas. Mirad la PD en el comentario «Cinco sentidos, cinco minutos» en el que además le solicita que no vaya con la guadaña por la Wiki, lo mismo que le dicen en el siguiente comentario.

El resultado de este quilombo, como diría un argentino, es que se rieron de Virvivo, la expulsaron y a ENS su amigo (¿o alter ego?) Fixertool le dio unas palmaditas en la espalda. De hecho, entre los dos personajes y en un toma y daca muy medido para que no se notara lo que hacían, iban añadiendo y quitando cositas, como si perfeccionaran el artículo mientras eliminaban enlaces, referencias y contenido, que del funcionamiento de la wiki se ve que saben un rato y han sido discretos. La verdad es que me han dedicado mucha atención.

Quinto capítulo

Y ahora es cuando se lía de verdad. El último intento de revertir esta situación fue contactar con una usuaria que había intervenido en el bloqueo (Taichi) y que parecía ajena al personaje. No sirvió de mucho, pero al menos se tomó interés porque vio que lo que se alegaba tenía sentido, investigó y lo destapó. Espero que pueda leerse, también podéis verlo aquí

       

El resultado es que se le notificó a ENS y este, contra las cuerdas, lo reconoció. 

Le dio mucha rabia que se le descubriera después de haberlo negado todo, e intentó incluso que se cargaran a la tal Taichi por desvelar su identidad, pero muy a su pesar, su amigo Marcelo (ver pantallazo) le informa de que no es posible porque él mismo ha confesado que se escondía detrás de esos nombres.

El final (o eso parecía) fue que se retiró voluntariamente y con diligencia antes de que alguien pensara que había que bloquearle la IP (aunque tiene varias) igual que habían hecho con la denunciante:

y, de esta forma, cambiar de nombre otra vez y seguir campando a sus anchas para intentar acabar la faena que se le había quedado a medias. Aquí, el cambio de usuario, por cierto, ahora que lo veo, es Reversor y Verificador, que suena potente:

Y vuelta al machaque. No pongo más pantallazos porque esto ya es largo, pero ahí sigue y quien quiera entrar en la wiki lo podrá ver.

Último capítulo

Lo que viene ahora son cosas que me han llamado la atención y que ya no me afectan directamente, pero que dan una idea de cómo funciona.

En la Wiki cualquiera puede subir una entrada. Hay muchas normas sobre formato y cómo hacerlas, y un criterio de que tiene que ser neutral, no publicitaria y de valor enciclopédico. Para vigilar estas cosas hay un ejército de gente trabajando, la mayoría quiero pensar que de forma decente. De hecho, en los pantallazos que he ido poniendo y que vienen ahora se ve que se pide paciencia con los novatos y que se les de un margen. En la práctica, esas normas no aplican para algunos de los que manejan la página.

Ya hemos visto como ENS, juez y parte, ha ido alimentando con discreción su perfil (lo explica Taichi, miembro de la Wiki, en los pantallazos de arriba) y jorobando los de otros. Pero hay alguna cosita más. Si algo ha tenido ENS en la Wiki es que ha participado muchísimo, sobre todo desde que ha disfrutado de más tiempo libre por su baja laboral. No me he molestado en ver todas sus aportaciones, imagino que las habrá valiosas también, pero no me consuela. Desde el principio quiso ser bibliotecario para poder tener más poder dentro de la Wiki y llegó a falsear su antigüedad con uno de sus muchos alias (ver Hola), pero con lo rápidos que son con otros usuarios pardillos que entran en la página, a él se le perdona todo (recuerdo que Sapristi1000 es uno de sus alias, descubierto por Taichi):

Además, le recriminan que publicite Los crímenes del abecedario (su propia obra) y que las referencias que pone no son válidas. Se hace el despistado, como si no supiera de qué le hablan (él, como editor, no valora las referencias, jatetú):

Ha ido a saco a por algunos autores, no soy la única, no. Esta discusión sobre María Oruña viene de largo y el tal Aitor se está ganando el cielo. Ha pasado de discutir como Sonaes a hacerlo con su nuevo look, Kbemcap, y quien está enfrente se esfuerza por hacer las cosas bien, pero no está ante alguien receptivo.

Otros autores en los que ha intervenido: Gabri Rodenas, Carmen Moreno (poeta), Pilar Adón (sobrevivió; de esta discusión pongo el pantallazo por que da idea del compadreo interno), Óscar Bribián (colega y vecino de Huesca)… Si alguien se aburre, que vaya siguiendo la pista que puede que haya mucho más.

Además, le llaman la atención en reiteradas veces por su arbitrariedad (pero le dejan continuar) y dedica también muchas entradas a temas relacionados con la policía, de nuevo juez y parte: Jupol, Jusapol, un tal Jandro Lion…

En fin, podría seguir y seguir y seguir… Pero creo que hay suficiente. Muchos me han dicho que no vale la pena, que lo mejor es ignorarle, que solo me va a traer problemas… Y tienen razón en todo. Pero algo así hay que sacarlo a la luz para evitar que siga ocurriendo y para que los usuarios relativicen lo que ven en la Wikipedia, que como fuente es muy cuestionable y hay que saber contrastar bien lo que aparece allí. Y porque si callamos todos (como he dicho me ha contactado mucha gente con historias parecidas, incluso algunos autores me han preguntado si pueden saber si los eliminó él), esto no tendrá fin.

Solo añado un pantallazo más (Userbox de ediciones), porque me parece muy freudiano. Si has llegado hasta aquí, enhorabuena, espero que haya sido clarificador. Con eso me basta. Gracias por leerme y ojalá sirva de algo.

.

 

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.