Inés y la Alegría, de Almudena Grandes

Sinopsis


«Toulouse, verano de 1939. Carmen de Pedro, responsable en Francia de los diezmados comunistas españoles, se cruza con Jesús Monzón, un cargo menor del partido que, sin ella intuirlo, alberga un ambicioso plan. Unos años después, en 1944, Monzón, convertido en su pareja, ha organizado el grupo más disciplinado de la Resistencia contra la ocupación alemana, prepara la plataforma de la Unión Nacional Española y cuenta con un ejército de hombres dispuestos a invadir España. Entre ellos está Galán, que ha combatido en la Agrupación de Guerrilleros Españoles y que cree, como muchos otros en el otoño de 1944, que tras el desembarco aliado y la retirada de los alemanes, es posible establecer un gobierno republicano en Viella. No muy lejos de allí, Inés vive recluida y vigilada en casa de su hermano, delegado provincial de Falange en Lérida. Ha sufrido todas las calamidades desde que, sola en Madrid, apoyó la causa republicana durante la guerra, pero ahora, cuando oye a escondidas el anuncio de la operación Reconquista de España en Radio Pirenaica, Inés se arma de valor, y de secreta alegría, para dejar atrás los peores años de su vida.»

Empecé esta novela sin haber leído la sinopsis. Había leído Malena es un nombre de tango, de la misma autora, y me había gustado tanto que pensé que hablara de lo que hablara, contara lo que contara, cualquier novela  escrita por Almudena Grandes me aportaría mucho al leerla. Y no me equivoqué.

Tiene algo en su forma de escribir que me traspasa la piel y que me envuelve a la vez. Como ese vapor de las saunas que te va caldeando por fuera mientras tus poros se abren y te sientes languidecer por dentro.

Y precisamente la he acabado hoy, día de la Almudena, por lo que he decidido subir la reseña al blog.

La historia que cuenta, basada en hechos reales aunque ella haya novelado los sucesos, la desconocía por completo y me ha sorprendido. Ella misma lo reconoce en la nota al final del libro: la invasión del Valle de Arán por parte del ejército  de la UNE en octubre de 1944 con la intención de restablecer la República fue un hecho silenciado por el gobierno de Franco, para mayor paz de los españoles y por los mandamases del PCE para menor oprobio y mella de su moral. Pero al margen de  los hechos históricos indiscutibles y de las cargas de profundidad política que la autora va dejando caer desde su punto de vista y sobre los que cada cual opinará en función de sus ideas, la novela nos narra una historia de amor épica,  una historia de amor profundo, desgarrador, vivo y apasionado. Un amor que como bien comenta en repetidas ocasiones solo puede nacer de una guerra, de la clandestinidad, de la pasión en estado de alerta y sin saber si amanecerá un nuevo día.

En Inés y la alegría palpitas con las ansias de libertad de sus protagonistas, por su fe sincera y noble en sus propios ideales, por la generosidad de unas mujeres que son vanguardia en la retaguardia, con la sensualidad implícita y explícita,  típica de la Grandes, y padeces al sentir a través de sus páginas la tragedia de una guerra, de un país dividido y gobernado por el odio demasiados años, la dureza de la incertidumbre y la amargura de saberse perdedor.

Reconozco que me ha costado no perderme en las partes más ensayísticas de la novela, aquellas narradas en tercera persona por la propia autora y que cuentan el marco político-histórico con todos los altos cargos del PCE de la época, imprescindibles  por una parte para entender lo que sucedió pero algo densas y muy personales en cuanto a la valoración de esos hechos. También al final me resultó un poco abusivo el recurso de la autora a repetir frases determinadas para enfatizar una idea  («La Historia inmortal hace cosas raras cuando se cruza con el amor de los cuerpos mortales»), que en los diálogos de los personajes no chirrían, como las alusiones a la abolición de la propiedad privada, pero en las partes narradas me han sobrado  algunas de esas repeticiones.

Pero la novela en conjunto me ha resultado magistral. Los personajes de Inés y Galán son de esos que cualquier escritor sueña con crear alguna vez, y la forma de narrar la historia por parte de ambos, con sus puntos de vista tan distintos y a la vez tan iguales, tan femenina ella y tan masculino él, tan apasionados y coherentes los dos, hace que te olvides por completo de que sus palabras y reflexiones han sido escritas y pensadas por la misma mano. No son los únicos personajes inolvidables,  hay muchos, pero la fuerza de estos dos arrasa.

Por lo que cuenta la autora, se ha embarcado en un ambicioso proyecto que se compondrá de seis novelas bajo el título de «Episodios de una guerra interminable» en homenaje a aquellos otros episodios de Benito Pérez Galdós. Me temo que me quedan  muchas horas de lectura apasionante por vivir. Ah, una recomendación, no emprendan la lectura con el estómago vacío, porque las descripciones culinarias son de las que abren el apetito.

No hay comentarios

Escribe un comentario